TECYR  

Publicidad

 
 
 
 
 
         

Pagina de inicio

Formacaión de conservación y restauración

Cursos y serminarios de conservación y restauración

Videos sobre conservación y restauración

Publicaciones de conservación y restauración

Asociaciones

Materiales de conservación y restauración

Técnicas artísticas

Sitios Web y recursoos de conservación y restauración

Paises

 
Pintura al óleo
 
Publicidad

 
Técnicas artísticas
Óleo, pintura al óleo.

El óleo es un tipo de pintura que se basa en el empleo de aceites secantes como aglutinantes de los pigmentos que al secarse forman una película más o menos elástica y adherente. Estos aceites secan o endurecen en contacto con el aire al reaccionar con el oxígeno y por procesos de polimerización. No todos los aceites vegetales tienen esta cualidad. Los que se emplean en técnicas pictóricas son los de adormidera, girasol, linaza y nueces.

Obtención del aglutinante:
Del prensado de semillas vegetales. El prensado industrial da lugar a aceites con mayor contenido de mucílagos y sustancias colorantes por lo que después requiere un proceso de refinado para su uso en pintura. Las fases inorgánicas, mucilaginosas, albuminoides, hidratos de carbono son más abundantes en semillas menos secas.
Los mucílagos se retiraban tras un largo reposo, tratando el aceite con temperatura (hasta 270º) o bien con carbón o tierras de Fuller (con capacidad decolorante) por percolación o por contacto. Hoy en día se emplean hidrosilicatos de aluminio y magnesio.

Composición química del aglutinante:
Se componen principalmente de glicerina y ácidos grasos combinados formando ésteres del tipo triglicérido. También presentan sin combinar ácidos grasos, glicerina y diversos compuestos inorgánicos.
La composición química de cada aceite y las variaciones en las concentraciones de cada sustancia dentro de un mismo aceite determinan sus características técnicas.
Los ácidos grasos (no saturados) con capacidad de secado que componen estos aceites son:
Ácido linolénico (C17H29COOH), con tres enlaces dobles capaces de oxidarse.
Ácido linóleico (C17H31COOH), con dos enlaces dobles.
Ácido oleico (C17H33COOH), con un enlace doble.

Composición % de los aceites secantes
adormidera
girasol
linaza
nueces
Ácido linolénico 0 0 40 20
Ácido linoléico 60 52 30 50
Ácido oleico 30 45 20 20
Otros componentes 10 3 10 10

Propiedades químicas del aglutinante:
Son solubles en hidrocarburos alifáticos y disolventes orgánicos no polares en general, antes del secado.
Tienen un Ph elevado.

Propiedades físicas del aglutinante:
Son líquidos viscosos a temperatura ambiente.

Secado del aglutinante:
Se denomina habitualmente secado por su aparente similitud con el secado de otros líquidos pero en este caso la pérdida de una fase volatil es de menor importancia que los procesos de polimerización. El agua puede inhibir los procesos de secado y el incremento de la humedad ambiental retardarlo. El secado se produce por autoxidación (absorción espontánea del oxígeno del medio) y polimerización favorecida por los catalizadores propios en un proceso que, según las circunstancias, en el caso del la linaza que es el más rápido puede ser de 5 a 12 días. En el proceso de secado se produce un progresivo cambio de estado de líquido a sólido. El proceso se puede reducir a tres fases:
Iniciación o inducción: primera oxidación con rotura de dobles enlaces y formación de peróxidos.
Propagación: oxidación más rápida con formación de polímeros que reticulan. Se produce un incremento de materia con un aumento en peso y volumen (visible en ocasiones por un proceso de arrugado). Durante esta fase se produce la sinéresis o sustancias que migran a las interfases secando ahí, si el secado es muy rápido y estas sustancias quedan atrapadas se formará una capa más dura. También pueden alterar la superficie, su brillo.
Estabilización: cuando en el proceso de secado se esta produciendo y principalmente cuando ha concluido predomina la perdida de sustancias que se volatilizan, como son aldehídos, dióxido de carbono, ácido fórmico y acético.
El tiempo de secado de los aceites se acorta con la adición de aceleradores del secado:
Catalizadores, inducen o aceleran reacciones químicas sin cambiar ellos mismos, por lo que actúan indefinidamente hasta que no quedan sustancias reactivas, ademas actúan en muy bajas concentraciones.
Secantes metálicos, se presentan disueltos en trementina o similar y son generalmente de cobalto, plomo o manganeso.
Un riesgo de una concentración excesiva de estos es un secado rápido de la superficie que impide el secado en profundidad. Con una dosificación adecuada el secativo de cobalto da lugar a películas uniformes, elásticas y no afecta a los colores. Los de plomo dan lugar a películas más duras, si es empleado en exclusiva el secado es imperfecto. Los secantes de manganeso tienden a amarillear las películas pictóricas.
Los pigmentos o cargas que formen la pintura afectan a su secado, algunos por sus capacidades como secativos debido a su composición química, p. ej. blanco de plomo y otros por su constitución física (muy finos) al actuar como absorbentes de los secativos retrasan el secado. Hay secativos (Futtertrockner en alemán) que reducen la capacidad de absorción de los pigmentos.
La ácided debe tenerse en cuenta en función de los pigmentos a emplear. El blanco de plomo admite indices de ácido de 12 a 16. El óxido de cinc y los lithopones admiten indices de aácided de 1 o 2.
El incremento de la temperatura reduce el tiempo de secado.
La incidencia de luz con radiación U.V. acelera las reacciones de secado.
La humedad ambiental modifica la actividad de los secativos siendo negativo para el manganeso si es elevada e imprescindible un grado mínimo de humedad para el cobalto. El plomo y el cobalto en general están menos condicionados por este factor.
El grosor de la película pictórica es determinante en el tiempo de secado.
El empleo de disolventes por la adición de resinas en capas excesivamente gruesas puede tener como consecuencia la formación de burbujas, ya que la capa más externa se habrá secado antes de volatilizarse por completo. Esto provoca procesos de deterioro como levantamientos.
La presencia de mucílagos desfavorece el secado y hace sensibles las capas pictóricas al agua.

Características pictóricas:
Permite una aplicación opaca o transparente.
Los colores permanecen estables durante el proceso de secado.
La flexibilidad permite su empleo sobre lienzo y esto el uso de formatos mayores por su ligereza.
La oxidación de los aceites puede oscurecer o amarillear la pintura.

Historia: los inicios exactos de esta técnica se desconocen aunque existen evidencias del uso de aceites en época medieval, su desarrollo definitivo ocurrió en el siglo XVI, siendo la técnica pictórica predominante hasta el siglo XX.
Se conservan pinturas noruegas del siglo XIII realizadas al óleo. Pero hay testimonios como el de Teófilo Presbitero (S.XII) en su tratado Diversarum artium shedula habla de su uso. Del siglo XIV son pinturas murales como las del Monasterio de Pedralves cuyo técnica viene reflejada en el contrato. En el siglo XV los hermanos Van Eyck mejoran la técnica con el uso de un aceite con mejores cualidades de secado, trasparencia y fluidez. Según Vasari fue Antonello de Messina quien aprendió la técnica de Jan van Eyck y la introdujo en Italia. Sus aportaciones las recogen Bellini y Tiziano y este aun mejora el arte de pintar al óleo. Los artistas venecianos a principios del siglo XVI comienzan a usar telas sobre un bastidor como soporte pictórico.
Temas relacionados
Bibliografía de pintura al óleo
Pigmentos
Aceites secantes
   

 


Contáctenos en tecyr@tecyr.com

Licencia Creative Commons
Todo En Conservación Y Restauración por www.tecyr.com se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.